ETAPAS

PREINCUBACION

 

He aquí de manera “secuencial” y/o esquemática, pero tan solo con efecto  “enunciativo” o ilustrativo y “no dogmático”, la primer etapa llamada “preincubación”, y siempre ajustando criterios a cada caso en particular.

 

Los principales pasos o “caminos críticos” de esta primera etapa de las incubadoras y desde nuestra visión cooperativista de trabajo, consiste en;

 

 

 

a)    PASO Nº 1. LA CONFERENCIA y minicurso  Se trata de una conferencia hacia y/o sobre un determinado grupo de potenciales interesados o un nicho de población segmentado, por su actividad laboral y/o conforme grados académicos. Luego de esa conferencia se invita a un “minicurso” con una carga horaria de 8 horas distribuidas en 4 clases 

 

Esta conferencia, no es cualquier conferencia, ni sigue los parámetros de las habituales conferencias de docentes o de otros profesionales o incluso de políticos o deportistas.

Dicha conferencia, se origina y estructura a partir de una “idea madre”, predeterminada y de su correspondiente estructura.

Para entender la diferencia e importancia fundamental de esta conferencia, debe comprenderse que existen distintos tipos y estilos de conferencias (ilustración, difusión, descriptivas, informativas, demostrativas, etc.) en el caso de esta conferencia, se deben utilizar preferentemente las herramientas propias del alegato que utilizan los abogados y/o  su complementación con  la exposición, fundamentación y demostración de hechos y derechos, todo ello vinculado a un especial enfoque o programa, sobre las necesidades y aspiraciones de un ser humano.

 

Esta conferencia de inicio o convocatoria, preferentemente estará a cargo de un abogado/a, y /o subsidiariamente contador/a,   del grupo Hammurabi o Coproce,  el motivo de tal requisito, es que son ellos los que poseen la visión o currícula académica y laboral apropiada, para tales menesteres.

A titulo de analogía, en el caso de un docente sea o no, de nivel universitario, este solo “transmite” contenidos o información, para que el sujeto receptor o alumno, la apropie y la utiliza conforme su nivel de conciencia social. En el caso de un abogado/a, que lo hace cumpliendo su incumbencia laboral en el sector privado,  no solo hace lo mismo que el anterior caso, sino que hace algo de suma importancia, al utilizar las herramientas de tipo procesal y que es tratar de “convencer” y no solo “transmitir”, dentro de una carga horaria, como acostumbran los docentes.

“Convencer” y “transmitir”, en el ámbito social, a igual que en tribunales, no solo es cuestión de palabras, sino también de pruebas, dialéctica y lógica sistémica.

La  diferencia entre “con-vencer”  (generar una conducta) y “transmitir” (comunicar hechos o contenidos), es vital a la hora de “formar cooperativistas”, allí en el mundo de las necesidades y aspiraciones, donde el “transmitir”, no alcanza, como tampoco alcanza, que se otorgue un “subsidio”, para generar “capital”.

Esta situación de que no alcanza,  ha quedado demostrado en cientos de cooperativas, a las que se les otorgo subsidios y la matricula respectiva, cayendo en poco tiempo todas ellas, en la fractura y el colapso, ejemplos notorios son en la ciudad de Santa fe, las “cooperativas sociales”, sobre un promedio de casi 100 cooperativas, son pocas o nulas las sobrevivientes y salvo prueba en contrario.

En este proyecto IN.CO.AR, se propone crear cooperativas de  profesionales universitarios, de tamaño medianas o grandes, que sin duda alguna,  tendrán un efecto multiplicador, difícil de llegar a dimensionar, por alguien que no comprenda que el cooperativismo de trabajo, tiene que tener un rol esencial dentro de nuestro sistema socioeconómico y cultural

En resumen:

Este proceso se genera o se inicia, a partir de una conferencia general de 2 horas de reloj y seguida luego,  de una serie de  cuatro charlas de 2 horas cada una promedio, dependiendo de la clase de cooperativa y del  sector de interesados.

 

 

PASO Nº 2. INICIADORES.  Se trata de llegar a generar, desde dicha conferencia, y exposición de la “idea madre”,   un porcentaje (%) de adhesión al proyecto, por potenciales interesados (probabilidad matemática)  generando  un grupo de iniciadores convencidos del mismo.

Este grupo de iniciadores, deberá fijar los alcances de la cooperativa, los primeros horarios de reunión, como los contenidos de la pagina web, del paso siguiente, etc.

 

 

PASO Nº3. La PAGINA WEB.  Es la configuración de un sitio o pagina web, en dos etapas, realizado por la cooperativa COPRINF.   El servicio comprende en una primer etapa, la realización de un sitio web  llamado de convocatoria, encuentro y difusión a los efectos de la generación de masa critica. Generalmente el 80% del diseño tiene un determinado perfil, que es realizado por la cooperativa COPRINF, el 20% restante lo aporta, el grupo de iniciadores

En una segunda etapa, de prosperar la primera, se realiza el sitio web específico de la cooperativa en cuestión.

 

PASO Nº 4. ACOMPAÑAMIENTO. Se trata de ir generando en el día a día, el acompañamiento al núcleo de iniciadores, para generar la masa critica, que pueda necesitar el proyecto.

Este acompañamiento, lo van realizando en forma conjunta los tres grupos cooperativos a saber  a) Informática b) abogados c) contadores y afines

En todos los casos y sin excepción, la masa critica a constituir deberán ser superiores a los treinta (30) integrantes, cualquiera sea la cooperativa de trabajo o red cooperativa de pymes.

 

PASO Nº 5.  LOS 30.  Una vez lograda la masa critica no inferior a treinta integrantes, se genera el curso de capacitación cooperativa. A partir de esta etapa ya se comienza con una gran parte de  la incubación propiamente dicha y para ello se profundiza la teoría y practica sobre las normativas y resoluciones (jurídicas y contables)  de la “persona jurídica”, llamada cooperativa.

 

Este segundo curso,(de profundización) estará a cargo de abogado/as y contadores/as de los dos grupos  ya referidos con anterioridad, en un lapso promedio de dos a cuatro meses.

Dicho curso de capacitación, “es a medida” o sea que tiene distintos programas,  conforme sea el grado de conciencia social y/o educativa, que el grupo de interesados posea y según diagnostico, “in situ”, que se realiza sobre el mismo, por nuestros profesionales.

En todos los casos, se trata de que la persona se involucre activamente en el proyecto cooperativo y no sea solo un espectador.

 

 

PASO Nº 6.  PROYECTOSAquí ya se trata de  repasar y tener listo, los distintos proyectos laborales que el grupo debió haber investigado, estudiado y analizado a partir de la etapa tercera.

El eje de esta etapa consiste, en que es mucho más económico llegar a equivocarse en los papeles, que hacerlo “en la realidad”. Si bien nadie puede asegurar en un 100%,  el éxito de un emprendimiento, por la cuestión del “riesgo empresario”, es cierto también que dicho riesgo puede estudiarse y disminuir su alcance o probabilidades.

 

PASO Nº 7. INSCRIPCIONES. Esta etapa es básicamente  de tipo burocrático o de gestión y se trata de generar las inscripciones a nivel provincial y nacional.

Mientras se esta a la espera de la misma, se procede a generar difusión del grupo precooperativo y a realizar una nueva pagina web, del grupo, la cual tendrá un perfil adecuado a las características del mercado, toda vez que la primer pagina web, tenia un aspecto de convocatoria,  antes que de posicionamiento en el mercado.

 

PASO Nº 8.  DIFUSION EN EL MERCADOUna vez  inscripta la cooperativa, se procede a poner en marcha, la mercadotecnia anteriormente prevista y sus respectivos proyectos,.Según sean las distintas características laborales  de cada cooperativa, en particular.

Este paso lo realizan los mismos integrantes de la cooperativa, con el asesoramiento pertinente que pueda llegar a ser necesario tanto de la  cooperativa COPRINF, como así también de  los abogados de HAMMURABI o los contadores y licenciados en administración o mercadotecnia de CO.PRO.CE.

Este formato o metodología de formación de cooperativas se inscribe, dentro de la concepción de que antes de estar inscribiendo o gestionando una matricula de cooperativas, se debe formar los cuadros de la misma, dicho de otra manera “antes de formar cooperativas, formar a los cooperativistas”, no desde un punto de vista académico o seudo intelectual o seudo filantrópico,  sino en los escenarios mismos de la realidad social.

 

También esta metodología, se articula obligadamente a los siete principios del cooperativismo de trabajo y de los valores que hacen al mismo. Con especial articulación, cabe referirse al principio Nº 6  (cooperación o integración entre cooperativas) y el Nº 7 (preocupación por la comunidad).

 

Esta metodología, no tiene previsto asesoramiento, a partir de personas, docentes o profesores, que estén ligados o impartan dichos conocimientos, desde las clásicas incubadoras de las universidades o del estado, es decir  desde la plataforma de un empleo basado en la relación de dependencia, tampoco desde incubadoras privadas, que surgen en función del principio de capital,  sino desde las incumbencias laborales de profesionales universitarios, ligados a la temática cooperativa, que aquí se propone.

 

A diferencia de la figura de los “docentes o simples capacitadores” y/o de la figura de los “tutores”, estos profesionales, (ingenieros, abogados, contadores, etc.), quedan luego (posincubación) ya sea como “socios-asesores” y/o vinculados mediante contrato entre cooperativas (principio Nº 6 – integración), como asesores de la misma.

 

 

El interés de este proyecto, es absolutamente legitimo y viable, no solo para las entidades estatales, que resuelven de esta manera, una cierta “enfermedad crónica”, en distintos sectores de la población, que desean sin mayor fundamento la estabilidad del empleo publico y por otro lado, también conviene a las cooperativas que reciben la capacitación, porque sus capacitadores, pueden llegar a formar parte de la misma o actuar de asesores externos.

 

Es decir que la temática se termina resolviendo siempre dentro del círculo virtuoso de la cultura del trabajo.